Posteado por: dirtykitten | diciembre 24, 2008

El Intercambio

elintercambioblog

Anoche tuve el placer de disfrutar de la nueva película de Clint Eastwood, y la verdad es que salí del cine bastante conmovida.

El señor Eastwood lo ha vuelto a hacer, ha vuelto a ofrecernos una ración de buen cine sin artificios muy en la línea de sus últimas películas. El Intercambio es un drama basado en unos espantosos hechos reales que tuvieron lugar en LA en 1928, plasmados en el film con sobriedad, crudeza y la cantidad justa de gases lacrimógenos. Es la cruzada de una madre por su hijo, por la verdad, pero también lo es de la justicia y las leyes sobre la brutalidad y la corrupción humana.

El argumento está muy bien llevado y no chirría en ningún momento, ni siquiera la existencia de ciertos tópicos institucionales empañan el resultado final. El ritmo de la película es prácticamente perfecto, acompañado de unas interpretaciones notables entre las que destaca la de la señorita Jolie, que demuestra ser buena actriz cuando quiere, y aquí quiere, y sobresale.

Y poco más voy a añadir, no diré nada del argumento, pues entré al cine sin saber prácticamente nada del mismo y creo que es mejor así. Es una muy buena película muy recomendable, que sin llegar a las cotas de genialidad de Mystic River, gustará y mucho a los seguidores de este señor y al público en general, a aquellos que busque cine de calidad que llevarse a la boca en estas fechas navideñas.

Un beso a todos, que os siente bien la cena y mejor aun las copas de después.

Anuncios

Responses

  1. Espero volver pronto a comentar sobre la pelicula porque el señor Eastwood no deja de sorprenderme desde “El Bueno, El Feo y El Malo”. “Mystic Reaver” con él como director me encantó y “Los Puentes de Madison” entró en mi lista de básicas para seguir viviendo de lo apoteósica que me parece.

    Tengo ganas de palomitas, sisisiisi.

  2. Salí de la sala y tenía ganas de llegar a casa, acurrucarme fuerte contra la almohada, respirar hondo y empezar un nuevo día con fuerzas.

    Pero por contra, decidí salir de fiesta con esa dosis de amor y de cariño extra, con esa fragilidad y esas ganas tan enormes de vivir que me transmitió. Otra que entra en mi lista de básicas para seguir viviendo, y ahora, después de la fiesta, me despido aun con ese buenrollo tan mágico que transmite.

    Un besaco navideño!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: